Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
29 mayo 2011 7 29 /05 /mayo /2011 16:19

“El hombre de adentro”

Por Paula De Giacomi

el-hombre5.jpg

 

La película “El hombre de al lado” (de Gastón Duprat y Mariano Cohn) comienza con la pantalla dividida en dos, donde observamos una parte más oscura y otra más luminosa (esta idea de lo blanco y negro se repite también en los créditos finales, vemos el fondo blanco contrastando con las letras negras). Se escuchan golpes; un martillo golpea la pared y comienza a agujerearla, viendo este movimiento desde ambos lados de la misma. Comienza a verse entonces, lo que esta por debajo de la pintura, salen a la superficie los ladrillos, el cemento, el polvo, aquello de lo que esta formada la pared, su esencia (lo real). Estos son los créditos de la película, parte fundamental porque creo que sintetiza lo que sucede de manera simbólica, en la vida de Leonardo. Leonardo es atravesado por esos “golpes” para poder tomar conciencia (aunque lo evite constantemente) de sus propios “agujeros”.

 

elhombre7.jpg Leonardo es un destacado artista que vive junto a su mujer Ana, su hija Lola y Elba, la señora que limpia. La casa en la que habita fue realizada por un renombrado arquitecto, Le Corbusier y es la única que éste hizo en toda Latinoamérica.

Víctor, el otro personaje principal, es quien irrumpe en la vida de Leonardo, queriendo hacer una ventana en la medianera para “atrapar unos rayitos de sol”, como él dice.

Así, dos posturas diferentes se enfrentan, por un lado la idea de mantener las cosas estables, estáticas, esa es la postura de Leonardo, esto se evidencia en la puesta en escena: vive en una casa absolutamente ordenada donde cada cosa tiene un lugar y una función específica y donde debe mantenerse la “fachada” para preservar la arquitectura que delineó su autor.

Y por el otro, la  visión de Víctor, más caótica, más creadora, con menos estructuras. Víctor comienza “destruyendo” (la pared) para luego darle forma y crear algo nuevo (la ventana) que dejará entrar la luz a su casa.

Y es interesante preguntarnos en realidad en dónde deja entrar la “luz” esta famosa ventana, si en la casa de Víctor o en la casa de Leonardo, que paradójicamente parece ser mucho mas “oscura” que la de Víctor (aunque este plagada de vidrios). EL-HOMBRE-DE-AL-LADO1

Lo que es evidente es que Víctor irrumpe constantemente en la pasiva vida de Leonardo. Una forma en dónde esto se evidencia es a través de los “ruidos” generados por los golpes en la pared. Esto “ruidos” atraviesan la realidad de Leonardo en muchas escenas, como por ejemplo mientras duerme, son estos golpes los que lo “despiertan”, lo despiertan de su vida letárgica, de su mujer fría y manipuladora, de la imposibilidad de comunicarse con su hija, de la hipocresía en sus relaciones amistosas y en última instancia, de su soledad.

Vemos que no sólo en la cama suenan estos “ruidos” sino también cuando esta trabajando, cuando esta escuchando música con Julián y la interrupción también se da mediante las llamadas por teléfono y los gritos de Víctor.

Creo que estos ruidos más allá de ser externos y reales, parecen también representar todo aquello que ruge en su cabeza, porque aparentemente las cosas no son tan perfectas, pulcras ni estéticas como parecen ser.

Así el final nos demuestra que el hombre de al lado, es en realidad el hombre de “adentro” (de Leonardo) ese hombre irreconocible para su propia persona. Víctor, entonces, vendría a mostrarle sus propias falencias.

 

También en la última escena, los ladrillos tapan la poca luz que se deja entrever y arman (de vuelta) una pared que deja a Leonardo atrapado por detrás (la cámara así lo muestra) sin la posibilidad de escaparse de su verdad, de “romper la pared” que divide lo que es, de lo que realmente desea ser.

 

 el-hombre6.jpg Es interesante además tener en cuenta todos los intentos de Leonardo por tapar esa ventana (agujero). Esto se observa durante toda la película, primero queriendo taparlo entero para dejar la pared como estaba originariamente (para que nada cambie, además) luego con un nylon negro y por último dejando sólo una mínima parte de la ventana para que no se pueda invadir su intimidad (ese fue siempre su argumento). Pero lo que se quiere tapar en realidad (y que cada vez cuesta más hacerlo) es ese agujero que le demuestra que la pared no es blanca ni lisa, sino rugosa y que esta hecha de otra parte que no es visible (con todo lo que esto representa) y es eso exactamente lo que Leonardo no quiere (ni puede) ver: sus propios agujeros, lo que esta por debajo de su apariencia, de lo que él esta formado en realidad, su propia verdad.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by gisela manusovich - en TRABAJOS DE ALUMNOS
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de gisela manusovich
  • El blog de gisela manusovich
  • : El Cine en la Mirada es un blog para generar un vínculo más cotidiano con mis alumnos desde noticias, material y todo lo relacionado con el cine y el arte en general.
  • Contacto