Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 diciembre 2010 6 18 /12 /diciembre /2010 19:45

Bianca y el chico real

Por Paula De Giacomi 

 

Lo que me resultó mas interesante de esta película (“Lars and the real girl” de Craig Gillespie) es la relación entre los seres humanos y los objetos y cómo estos objetos sirven como “intermediarios” de los deseos de los personajes. Los objetos, en este caso, están “humanizados”.

 

lars2 Lars es el protagonista, un personaje retraído y callado que vive en el garage de su casa, mientras que su hermano vive en la casa principal junto a su esposa embarazada. Ubicada geográficamente en un pequeño pueblo de algún lugar de Estados Unidos, un pueblo de gente aparentemente “bondadosa y unida”, pero con criterios muy estructurados y definidos acerca de lo que “debería ser” lo correcto.

Lars, con algunos problemas de personalidad, “decide” (sin decidir realmente) comprar una muñeca inflable, llamada Bianca. Lars y Bianca son una pareja, eso no se discute (y mucho menos en la psiquis del protagonista). Para él, Bianca es una mujer, con historia, con decisiones y hasta con imposibilidades (comenzando por estar en una silla de ruedas), mucho más cerca de lo humano de lo que nosotros pensamos.

Lars trabaja en una oficina y tiene dos compañeros de trabajo, Margot, que pone su mirada en Lars y otro compañero, que trabaja a su lado. Este compañero al que me refiero tiene en su espacio laboral muñequitos, robots que colecciona con mucha dedicación. Margot, por otro lado, tiene un oso de peluche, delicado e infantil que protege de manera cuidadosa…

Nada diferente parecen ser estas dos situaciones de la de Lars, solamente que ambos tienen la conciencia que estos objetos son inanimados (aunque le atribuyan propiedades humanas) y Lars, por otro lado, no tiene esta certeza. Para él Bianca existe, habla, se mueve y respira.

 

Ante esta situación, la familia decide consultar a una médica y psicóloga, que de manera muy lúcida le “sigue el juego” a Lars y logra comunicarse con él. Creo que también la palabra “juego” cabe nombrarla por segunda vez…

El juego, nos permite fantasear, desear… No hay ningún límite posible en la imaginación, todo puede ser como nosotros queramos…

Así el personaje compañero de trabajo de Lars, diminuto y escuálido, tiene su escritorio llenos de héroes futuristas y poderosos y Margot, tiene a su oso que la puede defender como si fuera una princesa. Y Lars tiene a Bianca, tiene cumplido su deseo de tener una novia que lo acompañe y que le permita ser parte de la “normalidad” que impone de alguna manera ese pueblo y también su propia familia.

Mientras los demás “juegan”, Lars “delira”… Pero más allá de eso (que en este caso para mí es sólo un detalle) él habla. Lars habla a través de Bianca, es en esa instancia donde puede proyectar su propio deseo (aunque en realidad siempre este teñido y empapado por los deseos que nos imponen los demás, claro).

 

El único personaje que no le da respuestas es la médica, ella escucha, no impone, ella deja el espacio para que él defina como querría que sea su vida, le da lugar a que pueda ver su lars-and-the-real-girl-4.jpg propia historia y por sobre todas las cosas, a que se pregunte…

Entre ellos dos se creó un vínculo, pero sin olvidarnos que el nexo fue siempre Bianca.

 

Así Lars pudo avanzar, pasar de sufrir dolores ante el contacto humano, a ser él mismo quien pueda extender la mano, con suavidad (en el caso de Margot) y fuerte y decidido, (en el caso de su “oponente”, el novio de Margot).

No importa si Bianca esta hecha de carne o de plástico y en serie, Bianca esta ahí para cosas más importantes que ser tocada y puesta en una vidriera.

Los créditos comienzan con Lars mirando por la ventana a lo lejos, con la manta que le tejió su madre antes de que él naciera, tapándole la boca. Descubrimos después que su madre murió en el parto y que hay algo ahí, que no se pudo “decir” (esa manta le “tapa la boca”, literal y metafóricamente) y por ende, no se pudo elaborar. Para decirlo la necesitó a Bianca…

Así como algunos fantasean, otros juegan, otros subliman, alguno deliran… Esa parece ser la forma de poder elaborar lo inabordable. Eso le pasó a Lars, que al final de la historia, por fin, lo pudo lograr…

Compartir este post

Repost 0
Published by gisela manusovich - en TRABAJOS DE ALUMNOS
Comenta este artículo

Comentarios

Mariana 11/18/2016 06:12

Me encanta esta película hace bastante pero hoy se me dio por googlear cosas sobre ella y bueno, llegué acá. Me gustó tu análisis...

Fabiana grosso 05/16/2016 19:20

La pelicula me encannnntaaaaaa.me fascina.es inteligente.excelente.

Daniella 11/23/2014 00:15

Yo la volvería a ver... me gustó mucho!!!

julio 09/27/2014 20:34

Podria haber algun curso on-line ??? o venir a Montevideo a desarrollar un curso ???

gisela 09/27/2014 21:50

Claro, Julio, sería un placer ir a Montevideo!
Si tiene alguna posibilidad de organizar el encuentro escríbame.
elcineenlamirada@gmail.com
Saludos. Gisela.

jes 09/20/2014 19:29

No me gusto la pelicula, mejor habria sido algo de terror como de una muñeca que cobra vida, quien habra estado mas loco, lars imaginando que esa muñeca tenia vida o el resto de gente siguiendole la corriente ? por un momento crei que la pelicula terminaria en la boda entre lars y la muñeca y ella "teniendo" un bebe , un muñeco con forma de bebe que ordenaron de alguna jugueteria.

Jonás 11/28/2016 14:37

Eso sí es perturbador

Presentación

  • : El blog de gisela manusovich
  • El blog de gisela manusovich
  • : El Cine en la Mirada es un blog para generar un vínculo más cotidiano con mis alumnos desde noticias, material y todo lo relacionado con el cine y el arte en general.
  • Contacto

Archivos