Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 septiembre 2009 2 01 /09 /septiembre /2009 17:13

¿Lynch o no Lynch? ese es el dilema

Por Dalia Trujillo

Sabía que no era fácil enfrentarme a Lynch. Lástima no haber tenido una cámara que filmara mis caras durante esas dos horas veinte!, pero al final no pude mas que hacerle caso a esa mujer con su pelo azul que me miraba desde arriba y me decía …silencio…y así permanecí por un tiempo: en silencio. Clavados mis ojos ante la pantalla mientras pasaban letras, yo, en silencio.

 

Así fue ese primer impacto con  Mulholland Dr.

Por bastante tiempo, me venían a la mente escenas, queriendo buscarles alguna explicación, parecía que la encontraba, después no…intentaba con otra, trataba de darle un sentido… Casi, si pero no… hasta que, confesando que al verla por cuarta vez y haciendo uso de todo lo trabajado con Gise y mis compañeros, comencé a darle alguna forma, una idea, una intención.

 

 

Sin moverme del eje de los “sueños” me centré en las escenas de “el vaquero”. Y en una línea dentro del film traté de ubicar a este personaje y veo (cosa que no lo había visto en un primer momento) que es “quien” marca el final de “ese sueño” y el “despertar”.

 

 

---------------V-------------V-------------------------V-----------

(….sueño……….llamado a despertar……realidad……….)

 

 

 

La primera escena donde aparece este personaje se inicia con una toma de un cráneo de una vaca y por debajo una lámpara con una bombita de luz, la cual, aparentemente no hace buen contacto, prende y apaga.

¿Por qué estos dos elementos? Un “cráneo”, huesos… lo descarnado, vacío, no hay nada dentro, no hay ojos, no hay orejas, no hay lengua, no hay sentidos y se suma que es un cráneo de un animal que se conduce en manada o mejor dicho es conducido.

¿Y esa lámpara? En cortocircuito…prende, apaga, prende hasta que finalmente se apaga…no se ve conexión alguna...¿dónde esta la fuente de energía de esa luz?, parecería que de ella misma…

Y en ese contexto nos encontramos con Adam, el director, y con la aparición de “el vaquero”.

Adam, que fue llamado, convocado por el vaquero, que llega a su encuentro a través de un camino oscuro y sinuoso, que espera ese encuentro rodeado por un cerco de palos, Adam que es el director pero que no puede dirigir, que no puede elegir, ni determinar, un Adam que poco queda de él, que fue engañado, presionado, manipulado. Un Adam aun con restos de pintura rosa. Un Adam que no es Adam, un Adam que es Diane con algo de Betty. Y allí mismo, ante ese ser casi desvastado aparece “el vaquero”, extraño, raro, con un gran sombrero blanco sobre su cabeza, con sus manos en los bolsillos durante toda la escena y con una actitud segura, determinante y el diálogo entre ellos comienza.  

“Gracias por venir a verme hasta acá desde ese lindo hotel del centro” le dice el vaquero en su saludo, parecería que ironizara sobre el sitio real en que Adam se alojaba, Adam intenta llevar la conversación al punto y el vaquero le señala que le “gusta ir al grano”, el vaquero dice: “la actitud de un hombre tiene mucho que ver con la forma en que será su vida”, se lo hace repetir a Adam, se asegura que hubiera entendido estas palabras. Metaforiza sobre un cochecito a motor en el que solo cabe una sola persona, pero que puede … “dependiendo de su actitud” llevarlo también a él y remarca que no puede elegir a la protagonista de su película sino que tiene que aceptar lo que se le impuso apareciendo nuevamente la frase “esta es la chica”. El vaquero termina el diálogo diciendo “si haces las cosas bien me veras dos veces, sino una”.

Desaparece el vaquero, se apaga la luz y vemos un plano sobre un ángulo oscuro de ese sitio aparentemente sin salida.

 

 

Entonces…Adam no es Adam, el vaquero no es un vaquero, ni Camilla es Camilla, ni Coco es Coco, etc.

En realidad todo es la misma Diane, todos los personajes  de sus sueños son ella misma, porque justamente en los sueños todo vale, en los sueños se representan los deseos, en los sueños lo subconsciente se hace conciente, y es en los sueños donde lo que tal vez fue un detalle en la vigilia es tomado para representar situaciones que no podrían manifestarse sino fueran a través del fantástico, misterioso y laberíntico mundo de los sueños.

Es allí donde Diane puede dar rienda suelta a sus deseos, a sus fantasías, a  sus negaciones, a sus temores, a sus intenciones, es allí donde Diane hace conciente todas sus emociones y las representa a través de diferentes personajes.

 

El vaquero en su segunda aparición, despierta a Diane de este sueño… la vuelve a la realidad en un abrir y cerrar de puertas, en un movimiento de bisagra, la película cambia a otro mundo, al mundo de lo conciente.

 

La tercera escena del vaquero es casi insignificante, ya Diane en su mundo real lo ve irse de la fiesta, parecería  parte del ir y venir de ese entorno en el cual, a pesar de estar rodeada de Hollywood, Diane se sentía plenamente desdichada luego de haber reconocido explícitamente su fracaso (en su diálogo). ¿Es que ella también debería irse como el vaquero?

Apenas lo vio, duró segundos, pero fue significativo, tanto como para que fuera incorporado en su sueño, tanto como para ser parte de su dilema, tanto como para hacerlo decir “la actitud de un hombre tiene mucho que ver con la forma en que será su vida”…  ¿o su muerte?

 

 

¿Qué pasó con Diane? ¿Qué pasó con sus sueños? ¿Qué pasó con su vida?

Manipulación, humillación, miedos, fracaso, desamor,  enajenación, destrucción, aniquilación.

¿Quién o qué hizo todo eso? ¿Fue la misma Diane? ¿Fue Hollywood?  ¿Fue un Sistema Destructivo en el cual Diane intentó sobrevivir? ¿Fueron ambos?

 

Podemos volver a ver la película y volver a reflexionar…podemos también quedarnos con la idea final de “como un sistema aparentemente perfecto deslumbra hasta cegar para que no podamos ver la perversión que subyace y lo sustenta”.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by gisela manusovich - en TRABAJOS DE ALUMNOS
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de gisela manusovich
  • El blog de gisela manusovich
  • : El Cine en la Mirada es un blog para generar un vínculo más cotidiano con mis alumnos desde noticias, material y todo lo relacionado con el cine y el arte en general.
  • Contacto