Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 agosto 2010 4 26 /08 /agosto /2010 16:23

¿Qué pasó con Hollywood?

 Por Lorena Marazzi

 

babyjane1.jpg ¿Qué pasó con Baby Jane? habla de la responsabilidad de Hollywood en la decadencia de su cine a partir de los años 60.

 

Durante toda la película, incluso desde los diálogos surgen críticas a la industria. Se ve parte de la trastienda y no con fascinación sino todo lo contrario.

 

Las hermanas Hudson son víctimas de esta industria. Viven en una casa de apariencia exterior importante y glamorosa pero oscura por dentro y encerradas entre rejas.

 

La casa y el auto son dos espacios protagonistas. La primera representa a la familia destruida e irrecuperable y el auto, objeto fálico y masculino, que por momentos, se asemeja a un ataúd, a Hollywood.

 

En los créditos el auto choca la reja traspasando los límites de la casa para empezar esa destrucción. El caño de escape todavía funcionando remite a la idea de industria que no descansa nunca. La muñeca rota, con la cabeza literalmente abierta y vacía refleja el producto de esa fórmula ya no tan segura de éxito.

 

La división de la película en fechas permite hacer un paralelismo con etapas de la historia del cine:

 

            1917: Cuando el cine era mudo y en blanco y negro es el momento de gloria de Jane. La primer imagen que aparece es un payaso que asusta, derrama lágrimas y hace llorar a una nena. Es el tiempo de una niñez que llora forzada y que se interrumpe, se congela para convertirse en una muñeca y no crecer más. El producto se devora a la persona, el personaje a la actriz, para siempre.

Como contracara su hermana Blanche no es protagonista en esta etapa. Es ajena al show y aparece en la trastienda, sufriendo en silencio.

 

            1935: La primer imagen es un proyector de cine. Ya con el cine sonoro Blanche es una estrella de Hollywood mientras que Baby Jane es despreciada por la industria. Sin embargo, continúa perteneciendo, aunque en un segundo plano, gracias a una cláusula contractual impuesta por su hermana. Es el período de esplendor tanto de Blanche como de Hollywood y parece comenzar la decadencia de Jane.

 

            Ayer: Así es presentada la tercer parte, que podría ubicarse en 1962 pero con la idea de continuación hasta hoy y los años futuros. La primer imagen es un auto y la segunda una TV, aparato que desplazó al cine, contribuyendo en su crisis. En la TV están dando una película antigua donde Blanche es protagonista, y es interrumpida por un comercial de alimento para perros. Un producto dentro de otro.

 

Ambas hermanas están viejas y decadentes. Blanche está atrapada en su silla de ruedas y presa en una habitación escaleras arriba. Se compadece del pajarito que tiene en una jaula y vive soportando la carga de un secreto tan oscuro como la ropa que viste. Jane, siempre vestida de colores claros como queriendo recuperar el brillo pero encerrada en el alcohol, se convirtió en esa muñeca ya patética, en un producto sin compradores.

 

Blanche y Jane están encerradas en su propia casa, como metáfora de la ruptura personal y familiar.

 

La insitencia en aferrarse al pasado, cada una de ellas a su época dorada, remarcadas en los cuadros, en la TV, en los recortes de diarios, en la muñeca, en la música y el vestuario de Baby Jane, da la idea de que lo mejor de Hollywood ya pasó y el momento actual y futuro es pura decadencia.

 

Tanto ellas como el pianista que contrata Jane se quejan de Hollywood como industria: Blanche, mientras es ve en la TV, critica al director por haber cortado la toma; Jane recuerda que la película donde hizo su mejor actuación no fue estrenada por darle lugar a otras más comerciales; y el pianista dice que su padre, que era actor, nunca fue valorado y sólo le daban papeles menores. Todos hablan abiertamente sobre el cine como mercancía.

 

La muñeca de Baby Jane y la imagen de actriz dorada de Blanche en la TV parecen intactas a diferencia de ellas que, como personas, envejecen tétricamente. ¿Las personas pasan pero los productos quedan? Tal vez en el recuerdo, pero con el tiempo, también decaen, como sus moños.

 

Tal vez los llantos del principio y el final de los créditos sean para Hollywood que decayó, que está muerto y que por más cartas que Baby Jane insista en escribirle con su canción, no va a volver a su esplendor, sino todo lo contrario, seguirá autodestruyéndose siempre.

Compartir este post

Repost 0
Published by gisela manusovich - en TRABAJOS DE ALUMNOS
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de gisela manusovich
  • El blog de gisela manusovich
  • : El Cine en la Mirada es un blog para generar un vínculo más cotidiano con mis alumnos desde noticias, material y todo lo relacionado con el cine y el arte en general.
  • Contacto