Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
5 agosto 2010 4 05 /08 /agosto /2010 15:47

 Por Lic. Gisela Manusovich

www.elcineenlamirada.com.ar

 

mary-and-max-1.jpg  Ví la australiana Mary and Max (2009, Adam Elliot ) y la israelí Waltz with Bashir (2008, Ari Folman) y cuando me pude recuperar de tanta belleza retórica, me empezó a retumbar en la cabeza las ideas que Aumont retoma de Comolli y desarrolla en su libro La imagen.

Cuando Comolli aplica la noción de "ideología de lo visible" lo hace para desnaturalizar el automatismo de la fotografía, la legitimidad documental y el registro de lo real que representa, es decir para señalar que la pretendida objetividad fotográfica no es más que una estrategia discursiva de una determinada ideología, tan fuerte y largamente instalada en la cumbre que terminamos confundiéndola con el sol.

Comolli realiza este señalamiento sobre el dispositivo fotográfico develándolo,  precisamente, como una respuesta a una demanda cultural e ideológica dominante, desde el Renacimiento a nuestros días, que replica la visión natural, fisiológica, como criterio legitimador de toda representación icónica.

 

Claro que la fotografía podría encarnar esta demanda recién desde el siglo XIX, pues antes sencillamente no existía. La ideología de lo visible comienza a manifestarse en las artes plásticas con recursos estratégicos como la perspectiva, la cual recrea la visión humana generando una ilusión de profundidad –y por lo tanto de tridimensionalidad- sobre una superficie bidimensional. Y a partir de aquí es cuando se va a instalar la idea de que lo válido en la representación icónica es aquello que hace de la imagen una imitación del mundo visible de la realidad. images-copia-1.jpg

Cuando Gombrich lanza “el único cambio en la historia del arte es el paso de la imagen primitiva a la imagen ilusionista” hace referencia precisamente al triunfo de la ideología de lo visible, a la conquista de la imagen como ilusión de realidad.

 

Es con las vanguardias históricas o incluso en el impresionismo, que este modo de representación encontrará su gran crisis dentro del terreno de las artes plásticas. Abandonar este terreno para colonizar nuevas tierras es justamente la solución para que esta ideología de lo visible siga su reinado.

18674-cifuentes-de-rueda-blanca-perspectiva-copia-1.jpg Estas nuevas tierras colonizadas serán la fotografía y el cine, dispositivos ambos construidos para replicar esta pauta representativa que otorga total legitimación a la analogía de la percepción visual. El mayor triunfo de esta ideología reside en haber logrado revestirse, tanto en la fotografía como en el cine, en el automatismo de ambos dispositivos y así lograr la naturalización de su modo de representación.

 

Por supuesto que el cine de animación no deja de ser cine a secas, por lo tanto no puede quedar afuera de esta empresa colonizadora de la ideología de lo visible.

Sin embargo, da la sensación que por tratarse de películas con dibujos o muñecos algún que otro pasadizo secreto hacia otros modos de representación podría camuflarse más fácilmente.

waltz-with-bashir-copia-1 Y si bien el cine animado que triunfa, al menos en lo comercial y por ello mismo en la legitimación cultural como pauta hegemónica, es aquel que hace de todo muñequito que se mueve una réplica del movimiento humano tal y como lo percibimos en la realidad, algunos pasadizos secretos se abrieron tanto para Mary and Max como Vals con Bashir y agregaría la franco-iraní Persépolis (2007, Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud). persepolis-1.jpg

 

 

 

Claro que estos pasadizos no fueron descubiertos ahora, podemos pensar en los genios de Winsor McCay y Norman McLaren, por nombrar los más conocidos, como primeros escapistas de la ideología de lo visible, pero reconozcamos que estas alternativas estéticas –a la pauta hegemónica- no suelen ser reconocidas por el mercado audiovisual y las producciones de este tipo terminan en sótanos desconocidos a los que difícilmente les llegue la luz de la proyección.

Cuando me encuentro con películas de animación, que de alguna u otra manera circulan, cuya pauta estética elude la agenda marcada por Disney y Pixar mi sorpresa pega saltos de alegría, y festejo acalorada la diversidad representativa, sin dejar –valga la aclaración- de disfrutar de Shrek, Toy Story y hasta del viejo Mickey galanteando con Minnie. shrek3.jpg

 

Es solo que frases del tipo “¡es tan real!”, “¡realmente parecen humanos!” o “son tan expresivos” dan la pista de que aquello que legitima la calidad artística en el cine de animación es lo que garantiza la réplica de lo visible y no lo imaginable como otro modo de representación posible.

 

Tanto los cuerpos de plastilina chorreada y excesiva de Mary and Max  como los movimientos robóticos de Vals con Bashir y las figuras estilizadas que danzan entre el blancoynegro y el color de Persépolis arriesgan sus propuestas y atraviesan los pasadizos prohibidos de la animación expresiva (no es casual que ninguna de las tres pertenezca a la máquina imperial que hace y distribuye animaciones por el mundo entero, empapelando con sus íconos las grandes ciudades y untando las hamburguesas que cada niño engulle). mary_and_max02-copia-1.jpg

 

Estas películas generan otro modo de representación y no es el visible, ninguno de esos dibujos o muñecos de plastilina imitan en sus movimientos lo que percibimos en la realidad desde la visión, más bien crean mundos imaginarios que aluden con mayor expresividad a algún mínimo aspecto de la realidad visible, y esto nos invita a colaborar con ellas, a meternos -nosotros también- en los pasadizos para jugar a completarlas desarticulando metáforas y metonimias o simplemente saboreando sus mundos nuevos y por qué no festejando una ideología de lo imaginable.

 

.

 

Jaques Aumont. La Imagen.Barcelona, 1992, Paidós.

Compartir este post

Repost 0
Published by gisela manusovich - en MIS CRITICAS Y ANALISIS
Comenta este artículo

Comentarios

fotografo profesional 10/07/2016 11:58

Me pasa lo mismo que a ti, cada vez me gustan más las películas de animación porque es un compendio de valores que siempre es positivo para los niños y para los no tan niños, excelente blog

Devora 08/09/2010 14:38


Me gusto mucho lo que escribiste, y ami me sucede igual con algunas pelis de animacion, le sumaria Metropia( aunque el guion no es tan pretencioso, la animacion es muy buena) y Las trillizas de
Bellevilee. Ojala me recomienden otras.
Salu2.-D


gisela manusovich 08/09/2010 21:58



Las trillizas!!!! por supuesto!!! una maravilla que afortunadamente y gracias a algunos que todavía toman riesgos, llegó a los cines comerciales.


te recomiendo mucho que veas material de Juan Pablo Zaramella y de Rodolfo Pastor, ambos argentinos y representantes del mejor cine de animación local.


un beso!



Presentación

  • : El blog de gisela manusovich
  • El blog de gisela manusovich
  • : El Cine en la Mirada es un blog para generar un vínculo más cotidiano con mis alumnos desde noticias, material y todo lo relacionado con el cine y el arte en general.
  • Contacto