Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 junio 2010 2 01 /06 /junio /2010 17:02

por Ana Horvat



9622085.jpgEl texto del filosofo alemán Friedrich Nietzsche “Introducción teorética sobre la verdad y la mentira en el sentido extramoral” comienza diciendo: “En algún rincón del universo vertido en innumerables sistemas solares, hubo una vez una estrella en la que unos animales inteligentes descubrieron el conocimiento. Fue el minuto mas arrogante y mas falaz de la “historia universal”, de todos modos solo fue un minuto“. Los seres humanos se consideran el centro del universo por tener el conocimiento, pero esto es falaz y arbitrario.

El conocimiento explica como debemos vivir. Seguimos leyes uniformes sin creatividad o imaginación. Todos cumplimos con un deber ser, con una verdad uniforme para todos. La verdad hace que todos comprendamos lo que es de manera uniforme.

El hombre para no matarse hace un tratado de paz y fija lo que en adelante debe ser “verdad”. Pero para Nietzsche no es posible la verdad dejando de lado el deseo y las emociones.

La cultura establece conceptos rígidos para pertenecer, pero estos conceptos pertenecen absolutamente al azar. Las verdades son totalmente antropomórficas y no contienen ni un solo punto verdadero en si, real y de validez universal. Construimos conceptos creyendo que son sólidos, pero en realidad no tienen ningún fundamento real.

Estos conceptos no son desinteresados, son jerárquicos, arbitrarios y establecen estratificación. Las verdades impuestas tienen consecuencias políticas, morales y sociales.

En la historia de Romeo y Julieta, tanto en la obra literaria de William Shakespeare como en el film de Baz Lurhmann no es mencionada la causa del odio y la rivalidad entre la familia Montesco y la familia Capuleto. Entonces, ¿Cuál es el fundamento de ese odio? ¿Cuál es el origen?

Tomando a Nietzsche, consideramos que todos los conceptos y verdades son antropomórficas e impuestas, y así lo son el odio y la rivalidad de éstas dos familias. Odio por antiguos y olvidados desacuerdos, rivalidades aceptadas como verdades validas para todos los miembros de las familias. Son éstas verdades provocadoras de muertes y odios infundados las que conducen finalmente tanto a Romeo y Julieta, como a Mercutio y Tibaldo a la muerte. Tal como dice Romeo, son tristes juguetes del destino.

La sociedad desde el día que nacemos nos dice que esta bien y que esta mal, quien es amigo y quien es enemigo, pero todo pertenece exclusivamente al azar. Encontramos esta idea reflejada en la escena del film en que Romeo entra a la casa de los Capuleto después de la fiesta para buscar a su amada y escucha a Julieta diciendo: “¡Romeo! ¡Si otro fuese tu nombre! Niega a tu padre y rechaza tu nombre o jura al menos tu amor y dejare de ser yo Capuleto. Solo tu nombre es mi enemigo. Tú eres tu mismo, Montesco o no. ¿Y que es Montesco? No es mano, ni pie, ni brazo, ni cara, ni ninguna otra parte de un hombre. ¡Oh llámate de otro modo! ¿Qué hay en un nombre? Lo que llamamos rosa aun con cualquier otro nombre mantendría el perfume. Igual que Romeo. Aun aunque Romeo nunca se llamase, conservaría la misma perfección que tiene sin ese titulo. ¡Romeo quítate el nombre y a cambio del nombre que no es parte de ti, tómame entera.”

El creador del lenguaje se limita a denominar las relaciones de las cosas para con los hombres y para expresarlas acude a metáforas. Por medio de metáfora clasificamos la realidad, utilizamos palabras ya usadas pero las cambiamos de sentido. Creemos saber algo de las cosas mismas cuando hablamos de árboles, colores, nieve y flores y sin embargo no tenemos más que metáforas de las cosas, que no corresponden en absoluto a las entidades originarias.

   Por lo tanto las verdades son metáforas que con el tiempo se olvida que lo son y pasan a ser conceptos (que expresan la realidad). El hombre a través de la inconciencia y el olvido llega al sentimiento de verdad. La verdad no puede ser algo absoluto ni definitivo, sino que será siempre relativa e individual. Dentro de esta relatividad, será más verdadera aquella perspectiva que favorezca la vida, aquella que siga los instintos vitales.

Nietzsche dice, “…habrá que admirar al hombre como un poderosos genio de la arquitectura que consigue edificar una cúpula conceptual infinitamente complicada sobre fundamentos móviles y en cierto modo sobre agua en movimiento”.

En el film de Lurhmann el agua es un elemento sumamente importante. Voy a tomar dos escenas en la que el agua es central: la primera vez que vemos a Julieta y  el primer beso de los amantes es debajo del agua.

Siguiendo la idea de Nietzsche, el edificio de conceptos y verdades construidos por las familias Capuleto y Montesco es construido sobre agua en movimiento, es decir, sin fundamentos sólidos y reales. Sobre el agua se construye el odio, la rivalidad y la enemistad.

Sin embargo Romeo y Julieta están sumergidos, están debajo del agua, ellos pudieron ir más allá de ese odio y llegar mas profundo. El personaje de Julieta es presentado sumergido, y lo que la hace salir a la superficie son los gritos de su madre y su criada que la llaman para que vuelva a la realidad de los Capuleto, para que deje de intentar escapar.

Como es sabido, lo que universalmente representan estos dos personajes es el amor, por lo tanto el amor es lo que esta debajo de todas las imposiciones sociales, el amor es la base del edificio de verdades. Como dice Nietzsche, “lo que se hace por amor acontece siempre más allá del bien y del mal”. El amor esta primero. Nuestra vida solo vale en proporción al amor que en ella comprometemos o encontramos, ¿Por qué trabajar si no hay amor al dinero, la comodidad o el trabajo? ¿Por qué criar si no hay amor a nuestros hijos? ¿Por qué ser egoístas si no nos amamos a nosotros mismos? Incluso el odio implica amor. No existe el odio sin amor a una convicción, a una idea, a una ideología.

Julieta cuando se da cuenta que ese chico asombroso que conoció era un Montesco dice “mi único amor nació de mi único odio”, entonces ¿Ese odio era real? ¿Ese odio era fundado? Los peores crímenes y barbaridades en la historia de la humanidad se realizaron basados en rivalidades sin fundamento.

En el final de la historia, Romeo y Julieta eligen morir antes que vivir fuera del agua en un mundo dominado por falsas verdades, antes que vivir en un mundo sin amor.

Romeo le dice a Julieta, “Sino llegas a amarme, deja que me encuentren aquí. Mas vale que acabe mi vida por su odio que prolongar la muerte sin tu amor”.

Tal como dice Nietzsche, “donde no puedas amar, pasa de largo”.

Compartir este post

Repost 0
Published by gisela manusovich - en TRABAJOS DE ALUMNOS
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de gisela manusovich
  • El blog de gisela manusovich
  • : El Cine en la Mirada es un blog para generar un vínculo más cotidiano con mis alumnos desde noticias, material y todo lo relacionado con el cine y el arte en general.
  • Contacto