Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

Volver: dos trucos al precio de uno

 

Volver es una película de mundos que se entrecruzan: pueblo y ciudad, lo real y lo sobrenatural, el pasado y el presente. Y es esta permanente sobreimpresión de dimensiones la que nos prepara para aceptar lo imposible. Como el mejor ilusionista, Almodóvar va guiando nuestra atención y presenta su primer truco: mamá ha regresado de la muerte. Y todos le creemos. Fascinados por su magia, entregados a ese ir y venir entre planos perceptuales y temporales, aceptamos a esta muerta-viva entre nosotros y nos disponemos a escucharla.

Paralelamente otra historia, crudamente real, se desarrolla: Paulita descubre trágicamente que su sensualidad puede convocar a los demonios, y para defenderse mata a su padre abusador. Su madre la ayuda con presteza y sin reproches (más tarde sabremos que este crimen será también su propia y vicariante venganza). No hay muchas lágrimas, ni planteos éticos, ni una niña que de golpe se quedó sin padre: el único problema es deshacerse del cadáver. Y para eso están las otras mujeres. Por que en este universo singular, de viudas, divorciadas y solteras, toda la ayuda y el amor proviene de las mujeres.

Raimunda y su madre se encuentran, y nos cuentan toda la verdad: no hay muertos que regresan, no hay magia, es la brutal realidad de una mujer que mató a su marido y a su amante para vengar el engaño, y – de paso- a su hija violada. Volvió, dice, para pedir perdón, alegando como única disculpa la ignorancia. Y Raimunda lo acepta, enjuagando su abandono y reduciéndolo a un malentendido.

Aquí aparece el segundo truco del ilusionista: hacernos sentir que este es un final feliz.

En una novela de Bradbury, un hombre regresa millones de años al pasado, y en su camino mata una mariposa. De vuelta al presente, encuentra un mundo totalmente diferente del que había dejado. Comprende entonces, que al matar la mariposa había puesto en marcha una serie infinita de cambios.

La pregunta es: ¿es posible volver al pasado para poner la mariposa en su lugar? Almodóvar parece decir que sí. Que resuelto de este modo el pasado, todas pueden abrazarse felices e imaginar el futuro.  Hasta nos muestra el final de Bellísima  en el que una madre renuncia a sus aspiraciones narcisistas en beneficio de su hija.

Pero, si los hombres son -como en toda la película- ausentes, obscenos o, en el mejor de los casos, inoportunos, y a la única mujer libremente sexuada (la madre de Agustina) se ocuparon de carbonizarla, ¿qué camino queda?

En Volver, no hay regresos reparadores ni muertes simbólicas que habiliten nuevos lugares, sencillamente porque esos lugares no existen en el deseo de ninguna. Entonces el regreso no es reparador ni las libera, sino que las re-une alrededor de una madre que en realidad volvió para nunca morir. Y este sí que no es un final feliz.

Compartir esta página

Repost 0
Published by

Presentación

  • : El blog de gisela manusovich
  • El blog de gisela manusovich
  • : El Cine en la Mirada es un blog para generar un vínculo más cotidiano con mis alumnos desde noticias, material y todo lo relacionado con el cine y el arte en general.
  • Contacto